El Parque de Convivencias, en el recuerdo de los irapuatenses

El Parque de convivencias fue el lugar donde muchos irapuatenses crecimos, jugamos, nos reímos, nos caímos, lloramos e incluso, nos enamoramos.

Ese lugar fue parte de cientos de vivencias; vio crecer a miles de irapuatenses. De niños, muchos de nosotros pasamos nuestras tardes de sábados o domingos jugando con la pelota, o en la famosa telaraña, o como olvidar el tubo de bomberos en donde nos formabamos para poder deslizarnos por él; los primeros paseos en bici o patines, las tardes calurosas en la alberca.

 Llegó un punto de nuestras vidas que el parque pasó de nuestra área de juegos a convertirse en el lugar en donde podíamos refugiarnos cuando no entrabamos a clases, el lugar que aprovechabas para pasar con amigos o con la persona que te gustaba.

Este parque fue fundado en los años de 1970, durante mucho tiempo su estructura permaneció casi igual, llegó un punto en su historia que tal pareciera, ni los ciudadanos cuidaban de él; por eso en el año 2014 se buscó darle una nueva imagen y modernizarlo.

Ahora es el Parque Irekua, en donde se incluyeron varias hectáreas de áreas verdes, así como el Obelisco, obra número 50 del maestro Salvador Almaraz, que domina este espacio desde el centro de un espejo de agua.

Este espacio ahora es donde las nuevas generaciones crecerán y convivirán en familia y, al igual que nosotros lo hicimos con el Parque de Convivencias,  ellos también tendrán sus recuerdos inolvidables.