Moronga: odiada por muchos, amada en secreto por otros

Para comidas éxoticas, México se pinta solo. La gastronomía de cada estado soprende, no solo a los extranjeros, también a los propios mexicanos.

Desde comer algunos insectos como hormigas, alacranes o guasanos de maguey hasta comer sangre de cerdo, mejor conocidad como Moronga o Rellena.

Este último platillo, en especifícico, causa mucha controversía entre las personas, ya sea que lo hayan probado o no, esta polemíca alrededor es por el simple hecho de su principal ingrediente: la sangre.

La Moronga es una tripa rellena de sangre de cerdo mezclada con grasa, condimientos y especias. La forma de cocinar varía; algunos le ponen que su jitomatito, su salsa guisada, mientras que otros, solo la guisan y ¡vámonos! en taquito.

Lo cierto y no es ecreto que para algunos esta comida resulta asquerosa, pues estás comiendo practicamente sangre, otros más valientes, aceptan su gusto por ella y lo gritan a los cuatro vientos; y por otro lado, están los que gustan de comerla pero en secreto.

La Moronga es originaría de España, pero allá se le conoce como Morcilla. Hay otro países como Venezuela, Perú y Argentina que también la consumen, muy a su estilo.

Uno de los nutrientes que aporta la moronga, en gran cantidad y por obvias razones es el hierro, un mineral que ayuda a la prevención de la anemia.

Sabiendo esto, tú decides si atreverte y darte oportunidad de probarla o volver a consumirla o de plano, pasas.